Otros atractivos en las Cataratas del Iguazú

Otros atractivos en las Cataratas del Iguazú

Descubrí infinidad de atractivos en las Cataratas del Iguazú

- Parque Nacional Iguazú: Fundado en 1934, el Parque Nacional Iguazú cuenta con más de 67.500 hectáreas de selva subtropical, las cuales por su diversidad biológica y la belleza de sus paisajes, fueron declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO. El objetivo de la creación del Parque Nacional Iguazú fue conservar tanto las Cataratas del Iguazú como la biodiversidad de sus alrededores. Verdadero santuario de la naturaleza a 17 kilómetros de Puerto Iguazú, el Parque Nacional Iguazú se encuentra al noreste de la República Argentina, en la Provincia de Misiones. Debido a su exuberante cúpula vegetal, el Parque Nacional Iguazú posee un clima sumamente húmedo y casi sin viento. Dentro del Parque Nacional Iguazú, el Río Iguazú se ensancha de 500 metros, girando en U al mismo tiempo. Dicha U contiene, en su desembocadura, un gran desnivel que da origen a las imponentes Cataratas del Iguazú. - El patrimonio natural del Parque Nacional Iguazú | Misiones: Allí se pueden encontrar: unas 450 especies diversas de aves, las cuales se pueden ver por todo el Parque Nacional Iguazú muy temprano en la mañana y al atardecer. En el Parque Nacional Iguazú es posible observar con facilidad teros, tucanes, águila arpía, loros, urracas y magníficos vencejos, especie exclusiva de la región de las Cataratas del Iguazú; 2.000 especies de flora autóctona, dentro de las cuales se destacan las orquídeas, grandes helechos, palmeras, mbarayú, curupays, ceibos, cedros paranaenses, laureles blancos, helechos y enormes árboles que dan soporte a curiosas enredaderas. Los frutos de estas plantas trepadoras llaman la atención de los tucanes, venados, monos y coatíes, haciendo del Parque Nacional Iguazú un lugar realmente alucinante; unos 80 tipos de mamíferos, con 5 variedades diversas de felinos que se pasean por el Parque Nacional Iguazú y se mimetizan con los claroscuros de la selva subtropical; innumerables especies de insectos, donde sobresalen las enormes y coloridas mariposas; una gran cantidad de cursos de agua, todos ellos con diversas especies de peces menores, los cuales nutren a las garzas y yacarés de la selva. Es importante el cuidado y la mantención del Parque Nacional Iguazú, ya que en sus tierras residen especies protegidas por estar en peligro de extinción, como por ejemplo el yaguareté, el macuco, el ocelote, el tapir, el oso hormiguero y la yacutinga. Estas especies aún encuentran dentro del Parque Nacional Iguazú, en Misiones, las condiciones naturales necesarias para su supervivencia, por lo cual es indispensable conservarlo de la mejor manera. - La Garganta del Diablo: Las Cataratas del Iguazú se encuentran en el Parque Nacional Iguazú, en la Provincia de Misiones. Las Cataratas del Iguazú son las cataratas con mayor caudal del planeta. A su vez, la Garganta del Diablo es el salto de mayor caudal y más increíble de las Cataratas del Iguazú. La Garganta del Diablo, en las Cataratas del Iguazú del lado argentino, posee una pasarela de madera desde la cual es posible ver este alucinante salto. La pasarela de la Garganta del Diablo del lado argentino es un mirador sumamente concurrido por el turismo a lo largo de todo el año y, quizás, el sitio más visitado de las Cataratas del Iguazú. Increíble espectáculo de las Cataratas del Iguazú, la Garganta del Diablo es un lugar en el cual anidan los vencejos de cascada o vencejos pardos. Los vencejos de cascada son un ave que se caracteriza por armar sus nidos en la parte trasera de los saltos. La Garganta del Diablo es un atractivo turístico imperdible de las Cataratas del Iguazú, el cual muestra a la perfección la magnificencia de la naturaleza de la región.

Más atracciones para el turismo en Cataratas del Iguazú

- Triple Frontera: La denominación “Triple Frontera” se utiliza para aquellas zonas donde se encuentran los límites de tres países diferentes. Un ejemplo de ello es la Triple Frontera en la cual se encuentran las ciudades de Puerto Iguazú, en la Provincia de Misiones –Argentina-; Foz do Iguaçu, en el Estado de Paraná –Brasil-; y la Ciudad del Este, en el Departamento de Alto Paraná –Paraguay-. La Triple Frontera que abarca los límites de Paraguay, Argentina y Brasil, se encuentra separada por la frontera natural de los ríos Paraná e Iguazú. La ciudad de Puerto Iguazú (en Argentina) y la localidad de Foz de Iguaçu (en Brasil) se encuentran conectadas por el puente Tancredo Neves, el cual cruza el Río Iguazú; mientras que el Puente de la Amistad pasa a través del Río Paraná para comunicar a la Ciudad del Este (en Paraguay) con Foz do Iguaçu. - Hito Tres Fronteras: El Hito Tres Fronteras, ubicado en la localidad de Puerto Iguazú –provincia de Misiones-, es un sitio de gran interés turístico. Situado en la unión del Río Iguazú con el Río Paraná, el Hito Tres Fronteras es un punto desde el cual se observan los tres países, Argentina, Paraguay y Brasil. En cada uno de estos países, hay un obelisco con los colores nacionales. En el Hito Tres Fronteras es posible disfrutar de una Feria de Artesanos, donde los turistas pueden comprar artículos típicos de la provincia de Misiones, en Argentina. Desde el Hito Tres Fronteras, se observa también el puente Tancredo Neves, el cual conecta a la ciudad argentina de Puerto Iguazú con la localidad brasilera de Foz do Iguaçu. - Río Iguazú: El Río Iguazú (en idioma guaraní “Agua Grande”) es un curso de agua ubicado en Sudamérica, cuyo curso pasa entre Argentina y Brasil. Afluente del Río Paraná, el Río Iguazú tiene su origen en la Serra do Mar, en el Estado de Paraná –Brasil-. Las fuentes primeras del Río Iguazú se encuentran próximas a la localidad brasilera de Curitiba y por ello es que en Brasil se conoce a este río como Río Grande de Curitiba. De un recorrido de 1.300 kilómetros del Río Iguazú, 1.205 se encuentran en Brasil, mientras los 115 restantes sirven como límite natural entre dicho país y Argentina. La parte argentina del Río Iguazú comienza en el lugar en cual recibe a su afluente, el Río San Antonio. El tramo exclusivamente argentino del Río Iguazú culmina al desembocar en el Río Paraná, donde se encuentra la Triple Frontera entre Brasil, Argentina y Paraguay. Unos 23 kilómetros antes de la unión de los ríos Iguazú y Paraná se encuentran las Cataratas del Iguazú, declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad. En el trayecto del Río Iguazú por tierras de Brasil, es posible encontrar varios saltos lindísimos pero no tan importantes como las Cataratas del Iguazú. Dentro de estos saltos menores del Río Iguazú se destacan el Cayacanga, Passo, Caxías, Faraday, Santiago, Do Funil, Osorio, entre otros. Los cursos de agua del Río Iguazú y el Río Paraná no se unen de forma inmediata, sino que por un largo tramo es posible diferenciarlas claramente: las aguas del Río Iguazú son verdosas, límpidas y claras; mientras que las del Río Paraná son rojizas y oscuras. Las aguas del Río Paraná acaban por absorber las del Río Iguazú. Con costas bajas, la mayor parte del curso del Río Iguazú cuenta con un ancho que varía entre los 500 y los 1.000 metros. Al llegar al Parque Nacional Iguazú, el Río Iguazú aumenta su anchor hasta uno 1.500 metros y se arquea formando una U. Dicha curva alberga, en su desembocadura, un gran desnivel que da lugar a las Cataratas del Iguazú. - Ruinas de San Ignacio: Las Ruinas de San Ignacio se encuentran en la localidad de San Ignacio y a 63 kilómetros de la ciudad de Posadas, capital de la Provincia argentina de Misiones. Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, las Ruinas de San Ignacio son un atractivo turístico que vale la pena visitar en unas vacaciones en la Provincia de Misiones. Después de las Cataratas del Iguazú, las Ruinas de San Ignacio son la atracción más visitada por el turismo en Misiones. Las Ruinas de San Ignacio son los vestigios de un asentamiento jesuita de siglo XVII, el cual fue construido por los guaraníes de la zona. Las Ruinas de San Ignacio, en la Provincia de Misiones, cuentan con un templo de fachada hecha en arenisca rosada y de estilo barroco americano. Las columnas del templo tienen una función únicamente estética, ya que no hacen de soporte para ninguna pared. Por el contrario, los sostenes son vigas transversales hechas en madera, las cuales se encuentran ocultas en la misma construcción. Tan imponente edificación tuvo como fin impresionar a los guaraníes, queriendo demostrar la gran presencia de Dios en esta zona de la Provincia de Misiones. El templo de las Ruinas de San Ignacio estuvo sepultado bajo la selva por aproximadamente dos siglos, motivo por el cual tuvo que ser reconstruido por un grupo de especialistas. El trazado urbano de esta reducción jesuítica era de destacar, ya que, si bien no fue la más amplia, sí fue la más equipada. Algunos de los sitios que vale la pena conocer en las Ruinas de San Ignacio son su templo o iglesia, los talleres, el colegio, el patio de los talleres, la Plaza de Armas y su reloj de sol, las casas guaraníes, la vivienda de los jesuitas, el Cabildo, la cárcel, el cementerio y la huerta. Las Ruinas de San Ignacio, en la Provincia de Misiones, son una visita imperdible para aquellos que aman la naturaleza y las antiguas construcciones. Quienes quieren pasar un fin de semana o unas vacaciones más largas en las Cataratas del Iguazú, pueden pasar por las Ruinas de San Ignacio.